viernes, 11 de noviembre de 2011

Difícil es ser otoño, fácil ser primavera. (Pablo Neruda)


Cuando pensamos que todos los colores estan inventados, aparece el otoño con sus naranjas, rojos, amarillos, marrones de mil matices y brillos...

Otoño1

El otoño se expresa con toda su fuerza en las hojas amarillentas de los árboles, creando un paisaje mágico y sugestivo, digno de los mejores pintores impresionistas. Magníficas arboledas, auténticos y tupidos bosques que tienen la cualidad de crear hermosos paisajes, inspirar grandes sentimientos y evocar etapas felices. En toda época del año resultan magníficos. 
Sin embargo, adentrarse por un bosque mixto, de árboles caducifolios es una experiencia que en otoño resulta casi mística. Al acortarse las horas de luz solar, la función clorofílica deja paso al descanso anual de estos espectaculares árboles que van sustituyendo poco a poco el verde de sus hojas por otros pigmentos de variados colores.

Como pintora, me intereso por los pigmentos que son los culpables de esta combinación cromática capaz de deslumbrar por su belleza.


La carotina, tiene un ciclo de permanencia en las hojas más largo que la clorofila y por eso cuando ésta va desapareciendo, el color verde que le es propio va siendo sustituido por el amarillo que da paso al anaranjado y a los tonos ocres, tostados, marrones y cafés.


Más adelante llega el momento de que entre en acción la antocianina. Es entonces cuando se suman a la paleta de colores los rojos, azules y púrpuras.


Rojo

Es el momento en que el otoño regala sus mejores vestiduras a unos árboles que luego, dejarán caer todas sus hojas y se adormecerán durante el invierno para despertar con sus energías renovadas al canto de la primavera.

Otoño7

Y de nuevo comenzará el verdor a cubrir los montes en que habitan. Y los cursos de los ríos, ricos en árboles cuyo follaje hace las delicias visuales de cualquier paseante.
Acacias, arces, castaños, alisos, abedules, hayas, fresnos, manzanos, moreras, álamos, ciruelos, cerezos, perales, robles, sauces, serbales, olmos y tantos otros cuyas hojas alfombran los suelos transformándolos en un tapiz de bellos colores matizados por el tiempo.
El tiempo de otoño nos trae un espectacular regalo visual a través de nuestros paisajes.




Pin It

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Qué preciosidad de entrada, qué maravilla de fotos Ana. Y qué bien escribes.
ps. Sigo esperando que me envíes el código para insertar la sucesión de fotos en miniatura.
Besitos
Anita*

D-Ana Fernandez dijo...

Cierto, cierto, te lo debo. Acabo de enviarte chuleta explicativa. espero q te sirva. Besitos

maribel dijo...

Gracias Ana por pintar con las palabras, me provocas una sensación de sinestesia, veo a través de tu texto, escucho a través de tus fotos, toco con esas texturas que evocas en el color, oigo con potencia esas voces de Comala y saboreo como en pocas ocasiones ese otoño a través del café que ahora sé "carótico" y del purpura "antociniano"
Gracias por pintar para nosotros nuevos colores y contarlo
El Guisante Verde Project
;-)

. dijo...

How beateful autumn shots, Ana..Warm and mystic..! :)